Tu Revista Turística y Social
Bienvenido a la Revísta Digital DePaseo
domingo, 25 de octubre de 2020

Las Ballenas Jorobadas nos dicen hasta luego.
Por Ivonne Soriano / De Paseo
Sección DePaseo
Imprimir


 

Todos los años República Dominicana, específicamente la Bahía de Samaná, recibe una visita especial, entre los meses de enero y marzo. Se trata de las Ballenas Jorobadas, mamíferos marinos que vienen desde los mares de Islandia, Greenland, Canadá, y América Norte, a buscar pareja y reproducirse. Su período de gestación, que dura aproximadamente 1 año, sucede en aguas templadas y protegidas en las que se garantiza el fortalecimiento de la cría. Estas vuelven a parir al lugar donde concibieron.

También conocidas como “Megaptera novaeangliae” o “Yubarta”, llegan a medir hasta 15 metros los machos y las hembras hasta 17 metros. El nombre científico “megaptera” significa alas grandes, en referencia  a sus grandes aletas pectorales, las cuales pueden alcanzar hasta un tercio de la longitud de su cuerpo. Pueden pesar entre 40 y 50 toneladas, con su cuerpo “pintado” de negro en la parte superior y abajo blanco o gris claro. Son reconocidas por los pigmentos en su majestuosa cola.


Foto: Maricha Martinez / Quemashago.com

Sus hijos, los ballenatos, miden al nacer aproximadamente cuatro metros y pesan 700 kilos.  Estos consumen alredededor de 200 litros de leche materna, para fortalecerse y poder hacer el viaje de vuelta. 

Las ballenas jorobadas son conocidas por sus cantos. Pueden durar hasta días con patrones de notas graves que varían de amplitud y frecuencia. Solo cantan durante el periodo de celo, en el proceso de cortejo, que también incluye los grandes saltos y giros por parte de los machos. El canto puede ser escuchado por las ballenas hasta unos 30 kilómetros de distancia.

Pueden llegar a recorrer más de veinticinco mil kilómetros para aparearse en invierno y alimentarse en verano. Durante su estadía invernal, se trasladan a las zonas caribeñas donde no comen ya que no encuentran ni la diversidad de especies, ni la cantidad necesaria para alimentarse. La especie se alimenta durante el verano y vive de sus reservas de grasa durante el invierno.

Excursiones
Durante un recorrido gracias a las agencias Mr. Tours y Moto Marina Tours, un grupo de comunicadores pudimos observar varias familias de ballenas, las cuales hicieron un espectáculo para nuestros ojos. Turistas locales y extranjeros, quedaron admirados ante las piruetas de estos curiosos mamíferos. Un solo aplauso se escuchaba en el bote, mientras todos afanaban por captar “el show” con sus cámaras.

“La temporada de avistamiento empieza el 15 enero, sin embargo el que más se recomienda para observación es febrero. Este año hemos tenido muy buena visitas de ballenas en la bahía, las cuales vienen a reproducirse y parir. Hemos tenido aproximadamente 19 madres con ballenatos”, indicó Eliana González, veterinaria y gerente de Moto Marina Tours.

González afirmó que no existe una fecha límite para el cierre de la temporada, este va  a estar dado por el comportamiento de las ballenas. “El año pasado tuvimos más de 55 mil visitantes al área de observación de ballenas. Esperamos haber superado los números este año. El turismo se ha incrementado en Samaná”, indicó.

Las ballenas pueden permanecer bajo el agua hasta unos 40 minutos. Poseen dos orificios nasales por los cuales, antes de salir a la superficie, exhalan fuertemente un aire lleno de vapor de agua. El avistamiento de esta especie protegida es una experiencia emocionante para cualquier persona amante de la naturaleza.

La observación de estos mamíferos es la principal actividad ecoturística a principio de año en la Bahía de Samaná. Esta zona es una de las primeras áreas protegidas establecidas a nivel mundial, y la más extensa del país. Tiene un valor social y económico para Samaná y provincias aledañas. Para contribuir con su preservación y proteger su habitat, fue creado por decreto, el Santuario de Mamíferos Marinos Bancos de la Plata y la Navidad en 1986. Solo las embarcaciones autorizadas por el ministerio de Medio Ambiente, pueden llevar a los visitantes al santuario.

Además de visitar las ballenas, muchos viajan hasta esta zona para hacer otros recorridos turísticos. Nosotros terminamos el tour en el majestuoso Cayo Levantado, donde los tour operadores ofrecen a los visitantes almuerzo y tiempo libre de playa.

 

 

 

 

 

 
 
 
Sección De Paseo: Artículos Anteriores
 
Síguenos en la Red