Tu Revista Turística y Social
Bienvenido a la Revísta Digital DePaseo
viernes, 20 de julio de 2018

Seguridad Alimentaria en Semana Santa
Por Dra. Rosa Lluberes / Nutricionista
Sección Artículos
 Ver Galería Imprimir

 


La Semana Santa se ha convertido en una época de diversión y aventura, en la que la mayoría de las personas, comúnmente, se toman estos días de asueto para visitar lugares de recreo en playas y montañas.

Por tal motivo, usualmente se incurren en cambios en nuestros hábitos alimenticios, no solo en el tipo de alimentos y el horario de las comidas, sino también en su manejo, conservación e higiene. A razón de estos cambios y a excesos cometidos durante esta época, se pueden experimentar situaciones molestas y delicadas de salud como intoxicaciones alcohólicas y/o alimentarias, gastroenteritis e incluso pancreatitis.

Las intoxicaciones pueden darse por la ingestión de bebidas alcohólicas de forma desproporcionada, así como de comidas hipercalóricas, ricas en grasas o azúcares, lo cual las hace de difícil digestión.

En el caso de las infecciones gastrointestinales o gastroenteritis, usualmente se da a raíz de la ingesta de alimentos contaminados, debido a una mala manipulación de los mismos o por falta de cocción. Regularmente son producidas por las bacterias E. coli, amebas y giardias.

La pancreatitis, o inflamación del páncreas, está demostrado científicamente que existe una relación muy estrecha entre el alcohol y la aparición de la enfermedad en personas que no tienen predisposición genética para sufrirla. El páncreas es importantísimo porque segrega las enzimas necesarias para hacer la digestión correctamente y también hormonas absolutamente necesarias, como la insulina, para regular el metabolismo de la glucosa y evitar la diabetes.

Principales errores en los que incurrimos durante esta época:

  • Comer más cantidad de lo usual.
  • No realizar 5 comidas al día.
  • Confundir hambre por ansiedad.
  • No realizar ejercicios.
  • Consumir alcohol en exceso.
  • No hidratarse correctamente.
  
Recomendaciones para poder preservar nuestra salud durante la semana santa:

  • Tomar medidas de higiene a la hora de manipular los alimentos, como lavar bien las manos antes de cocinar.
  • Elegir alimentos frescos y ligeros, que sean variados, balanceados y evitar aquellos hipercalóricos, ricos en grasas.
  • Respetar la cadena de frío de los alimentos. Aquellos que requieran refrigeración deben de mantener la misma previo a su cocción.
  • Cocer bien los alimentos, en especial las carnes, mariscos y pescados, para evitar la proliferación de bacterias en los mismos.


  • Respetar el proceso de masticación, es decir masticar bien los alimentos. Así apoyamos al estómago en el proceso digestivo.
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas y carbonatadas. Aumentar el consumo de agua purificada, además de jugos de frutas y verduras frescas, para de esta forma mantenernos hidratados.
En caso de cocinar o consumir alimentos al aire libre (picnic, BBQ):
  • Antes de empezar a preparar sus comidas, asegúrese de que las manos y también las superficies para la preparación de las mismas estén limpias.
  • Lleve únicamente la cantidad de alimentos que vaya a consumir. De esta manera evitaremos recalentar los alimentos.
  • Mantenga refrigerados los alimentos fríos. En cuanto llegue a su destino, saque la nevera del automóvil y sitúela en la sombra, ya que el calor es el mejor caldo de cultivo para las bacterias.
  • Organice el contenido de las neveras portátiles. Las carnes deben de ir en una nevera, bien separadas de los alimentos ya cocinados y las frutas y verduras; mientras que los líquidos deben de ir en otra. De esa manera cuando los invitados abran una y otra vez la nevera de las bebidas para llenar sus vasos, los alimentos no quedarán expuestos a la temperatura del aire cálido.
  • Enjuague las frutas y las verduras frescas antes de guardarlos en la nevera, incluso aquellos que tienen cáscara y corteza no comestibles.
  • Trate de llevar la carne sazonada y empacada al lugar donde se va a cocinar, de esta forma limitamos la manipulación de los alimentos previo a la cocción.
  • Evite la contaminación al servir los alimentos. Nunca use por segunda vez una bandeja o utensilio que previamente tenía carne cruda para servir comida, a menos que se hayan lavado con agua y jabón. De otra manera, usted puede transmitir bacterias desde los jugos crudos hacia los alimentos listos para comer.
  • Cocine las carnes completamente. Recuerde siempre que la carne, aunque parezca muy hecha por fuera (o incluso quemada), puede estar cruda en el interior. 
  • No se debe descongelar y volver a congelar los pescados o mariscos, y una vez que ya estén preparados consumirlos lo antes posible.

Recomendaciones para poder elegir correctamente nuestros alimentos:
  • Evite los alimentos de preparación dudosa, cocidos en la calle y aquellos ricos en grasas, como frituras y guisos.
  • Prefiera el consumo de alimentos cocidos en casa o en establecimientos que cumplan con las normativas de salud establecidas por las autoridades sanitarias.
  • Con los mariscos, que son los alimentos por tradición para esta época, debemos de tener especial cuidado del lugar donde los compramos o consumimos, ya que son comidas propensas a la contaminación bacteriana y generar intoxicaciones.  Al comprar pescado debemos tener en cuenta que su olor sea fresco, con escamas brillantes, carne firme y que los ojos del pescado sean brillantes y nunca hundidos. Los crustáceos menores, como camarones y langostinos, no deben presentar manchas negras, olor desagradable o desprendimiento entre cabeza y tronco.

  • Nunca ingerir ningún pescado, marisco u otro alimento proveniente del mar crudo y que su cocción no sea inferior a 5 minutos, ya que ese modo minimizamos la posibilidad de ser contagiados y sufrir alguna enfermedad gastrointestinal seria o una intoxicación que nos puede llevar incluso a la muerte.

Recuerde que la idea es descansar y mantener una buena salud y calidad de vida. Para eso debemos de cooperar con una alimentación saludable, realizando todos los tiempos de comidas, dándole prioridad a frutas y verduras de temporadas, pescados y mariscos frescos y bien cocidos y mucha agua para mantenernos bien hidratados en esta época tan calurosa.


  • Eviten el alcohol ya que les proporciona de muchas calorías vacías (sin nutrientes) y a la vez aumenta las probabilidades de deshidratación.
  • Al empacar sus calzados deportivos, ya que practicar ejercicios es vital y necesario. Una buena caminata a la orilla de la playa o el rio, aparte de relajante puede ser muy energizante.

  • No hay que comer como si se fuera a acabar el mundo, recuerden, la moderación es la clave de todo.

¡Les deseo una semana santa llena de reflexión, descanso y momentos en familia para recordar!
 

#dralluberesnutritips
Tel. 809-585-2759

 

 

 

 

 

 
 
 
Sección Artículos: Artículos Anteriores
 
Síguenos en la Red